Dos casos. Un veredicto. Dos excepciones. Atentos los que quieran ser candidatos a presidente: pueden tener acá una buena idea para reformar el Código Penal.

Caso 1: Partido de River y Boca. Final de la copa Libertadores. En medio de la popular de River, un hombre con buzo no canta a la par de quienes lo acompañan. No tiene ninguna prenda blanca atravesado por la banda roja, ni bandera, ni biyuterí (léase un collar, una pulsera con el escudo riverplatense). En la cancha hay un gol de Boca. Mientras la popular de River enmudece y se lamenta, este hombre de buzo grita gol con toda su fuerza. Se saca el buzo, y deja ver su remera bostera. Un grupo de entre 10 y 15 hinchas lo mata a golpes.

(Este caso es ficticio)

Boca

Caso 2: Escritores y dibujantes de una revista francesa llamada Charlie Hebdo se burlan repetidamente de los musulmanes y su religión. Saben muy bien estos escritores y dibujantes que a la revista la publican en Francia (claro, donde viven) que es un país europeo con una gran comunidad musulmana viviendo ahí, entre ellos. Saben, también –porque no son boludos: o no tanto–, que dicha comunidad tiene en sus filas a fanáticos religiosos dispuestos a matar si se vieran ofendidos en su credo. No tengo datos estadísticos, pero estos fanáticos terroristas seguramente son pocos.

Lee el resto de esta entrada »

El peronismo desmigajado

17 octubre 2014

(Este texto fue escrito en 2008, tiene alguna breve modificación de hoy. La foto es de 2006 y la saqué de acá.) Quiroz-Moyano-revolver-traslado-Peron_CLAIMA20110516_0157_4   “Los muchachos peronistas, todos unidos triunfaremos”.  Así reza la marcha peronista creada cuando florecía el Partido Justicialista (PJ). Actualmente, son pocos lo que se acuerdan de esta marcha que se marchitó. El pasado viernes 17 de octubre se recordó el día de la lealtad a Perón en función de aquella manifestación en defensa del general que se encontraba preso. Hoy, 63 años más tarde, pasó mucha agua bajo el puente, y el PJ no es lo que era. Los actos en conmemoración a esa histórica y trascendente fecha para los seguidores de aquel movimiento, aparecían desde todos los puntos cardinales. La presidenta Cristina Fernández estuvo en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas; su esposo y presidente del PJ, la acompañó en ese acto y luego viajó a Paraná (provincia de Entre Ríos) para un nuevo acto en aquella ciudad. Menem autodenominado peronista, pero importador del neoliberalismo a Argentina (y aplaudido por “peronistas de verdad”), hizo lo propio en La Rioja. Francisco de Narváez, que se había alineado a Mauricio Macri, y que ahora pertenece al PJ disidente (o nuevo peronismo, como lo llama él), se juntó con la senadora Hilda “Chiche” Duhalde en la cancha de Ferro, y la señora no ahorró críticas al matrimonio presidencial. Ella, junto a su marido y ex presidente Eduardo Duhalde, favorecieron la asunción de Néstor Kirchner al sillón de Rivadavia en 2003. En Córdoba, la situación fue similar. De la Sota hizo un acto en el Club Juniors a donde no asistió ningún representante de las primeras líneas del gobierno de Juan Schiaretti, peronista, y delfín delasotista hasta las elecciones de septiembre de 2007. Por su parte, Olga Riutort, concejal de la ciudad de Córdoba y ex esposa de José Manuel De la Sota, participó de otro acto de lealtad a Perón. Schiaretti, actual gobernador, se negó a participar de actos por el día de la lealtad, y no promovió ninguno de manera oficial. El justicialismo está desmigajado como un biscochuelo del que todos quieren sacar una porción… o dos. Todos quieren ponerse el poncho de Perón, y tironeando cada uno para su lado lo están haciendo jirones.

Lee el resto de esta entrada »

Fotografías en Gigapan

24 enero 2010

Una fotografía representa el recorte de un instante preciso de la realidad. De esta foto, por ejemplo, podría decirse que es un momento en medio de un discurso de Barack Obama.

¿Qué se ve? El Capitolio colmado de gente durante el acto de asunción del nuevo presidente estadounidense. Vemos a George W. Bush haciendo una mueca como si tuviera un pelo en la boca; una cajita roja sobre la falda de la primera dama;  un hombre que se está comiendo una uña; y la partitura que musicaliza la banda.

¿Cómo que no ven todo eso?

Lee el resto de esta entrada »

Mala suerte

13 noviembre 2009

gato negro
– ¡Buena suerte! – me dijo un gato negro al cruzar caminado frente a mí, justo en el momento en que agaché la cabeza para pasar por debajo de una escalera.
 
 

* A la imagen la saqué de acá

Gris testigo

4 noviembre 2009

La noche vestida de muerte se cortó con un destello de vida. Los Rosados amaban anudados. Aquella era una Gris testigo del amor, un personaje principal en la obra de la envidia.
     Los Rosados amaban entrelazados, fundidos, indisolubles. Él se iba, y ellos ya no eran Rosados. Gris esbozó una sonrisa de festejo en derrota ajena.
     Ella buscó, persiguió, encontró. Otra vez Rosados.
     Posturas inverosímiles de un amor real. Figuras de arrabal derritiéndose de lujuria.
     Rosados vivos. Gris cierra los ojos con fuerza. Gris cierra la puerta.

La paloma

19 octubre 2009

Quiero empezar confesando que muchas veces maté palomas, y no siempre con el justificado fin de comerlas en un plato de polenta con salsa. En más de una ocasión, durante mi asesina e inimputable adolescencia les hice girar el cuello. Crack-crack. Otras veces les golpeaba la cabeza contra un ladrillo. Antes de eso, siempre, les disparaba con un rifle de aire comprimido. “Son una plaga”, había escuchado decir, y eso avalaba mis homicidios.

Lee el resto de esta entrada »

Éste y el otro

14 octubre 2009

Éste luchó por sus ideales; el otro también. Éste se aferró a su visión de libertad y no descansó en su intento de alcanzarla; el otro hizo lo mismo. El fin justificó los medios de ambos. Uno mató a todo el que se le puso en frente; el otro empleó la misma estrategia. Éste y ése viajaron por toda Latinoamérica siguiendo su sueño. Ninguno vaciló antes de asesinar. A ninguno le importó ser una fábrica de viudas y huérfanos. Éste es héroe nacional, prócer indiscutido, santo pagano, se llama José de San Martín. El otro es amado y odiado en cantidades iguales. Todos le dicen “el Che”.